BIENVENIDOS
FAMILIA Y VIDA
sierra Subbetica
CONVIVENCIAS
En Villaviciosa
Viaje Salamanca
Senderismo Luque
Concierto musical
MESA ABIERTA
Libros Santiago Bae.
PUBLICACIONES
OBRA SOCIAL
ARTE Y CULTURA
HORARIOS


Eres el visitante número

CONVIVENCIA PARROQUIAL EN VILLAVICIOSA 2018

Siguiendo nuestro tradicional perol de convivencia del Hogar parroquial de San Rafael un año más nos dirigimos como romeros hacia la ermita de San Isidro Labrador en Villaviciosa. Salimos a las nueve de la mañana del Domingo último de Mayo de la Parroquia de San Rafael un autocar completo de feligreses para pasar todo el día en plena Sierra Morena. Es el Párroco Santiago Baena quien da en el Templo unas palabras de acogida a los participantes. Señala la programación del día. Invocamos a San Rafael pidiéndole protección. Montados en el gran autocar de Pérez Cubero es el mismo Juan Pérez quien hace de conductor. Con buena pericia al volante nos dirigimos al pueblo de Villaviciosa, esperándonos Sebastián Contreras. Por ser natural de esta preciosa villa serrana nos ponemos a sus órdenes, y nos explica con detalle la historia de la fundación del pueblo. Se debe a la traída de una Virgencita pequeña desde Villaviciosa de Portugal a este lugar. Al lado de esta imagen colocada en el hueco de un Alcornoque la devoción de los lugareños fue en aumento. Esto ocasionó ya por el siglo XV que alrededor de la Virgen de Villaviciosa las visitas aumentaran dando pie a que la aldea o asentamientos campesinos se prodigaran más. Según nos explica Sebastián fue por el siglo XVIII cuando empieza a tomar titularidad esta Villa autónoma. Es un pueblo que se ha desarrollado con el cultivo productivo en estos parajes feraces de montañas y valles fecundos. Sus habitantes no podían perder la memoria del Vaquero Hernando dejándole en este lugar su Virgencita de Villaviciosa de Portugal. Es un recuerdo vivo y constante para los cuatro mil habitantes de este pintoresco pueblo serrano. El tiempo no ha borrado esta historia Mariana. Entramos en la ermita de la Patrona. Está en pleno centro urbano. Su arquitectura clásica invita a serenarte y mirar su camarín donde resplandece la pequeñita Virgen de Villaviciosa. Es una monería de templete mariano. Sin duda, nuestra Salve de amor filial hizo, todavía, más encantadora su presencia de Madre campesina y buena. Con todas las explicaciones históricas y detalladas del cronista Sebastián Contreras nos dirigimos hacia la meta prevista. Aquí esperaba el equipo de cocina del Hogar Parroquial de San Rafael. La mesa de manjares estaba preparada y, cada uno, cogimos el platito de selectos aperitivos con su bebida correspondiente. Exquisito manjar para un día de disfrute en el corazón de Sierra Morena. El adelantarnos en los muchos senderos fue nuestra apasionada aventura. Al estar en plena primavera la exuberancia en la flora es inconmensurable. Pienso que todos nos embriagamos del mismo polen y de las innumerables especies de plantas y arbustos. Por su mucha agua caída en esta primavera la fecundidad de la tierra estaba al máximo. Mayor gozo naturalista era imposible desear. Llegaba la hora del perol y, apenas, sentíamos ganas de ello. Preferíamos seguir ensimismados en estos paisajes únicos y de un valor incalculable. Es cierto que nuestros cinco sentidos, cada vez más atrapados por el asfalto urbano, necesitan refrigerios de esta clase. Nos decía Sebastián perfecto conocedor de sus tierras que el término municipal de Villaviciosa es uno de los más extensos de la provincia y, quizás, de España, juntamente con Hornachuelos. Estas grandes dehesas de encinas y la inmensa repoblación forestal han hecho que Sierra Morena aspire a tener una riqueza autóctona capaz de sostener la vida de estos pueblos serranos. No es fácil, pero, día a día, se necesita mayor imaginación e intervención Estatal. Por supuesto, que las rutas turísticas con senderismos atractivos y apasionantes no faltan en estas tierras. Nosotros mismos estamos siendo testigos de esta experiencia primaveral. Igual disfrutaríamos en las demás estaciones del año, otoño, invierno, verano. Brindamos con el plato de arroz por esta naturaleza pura y viva.

La tarde esplendida con tertulia y ocio la despedimos en el recinto precioso y cómodo de la ermita de San Isidro Labrador. Todo fue relax y convivencia. Para terminar diría que el broche de oro se puso en la Eucaristía vivida y celebrada por una comunidad sencilla, samaritana, evangelizadora. Conseguiremos entre todos una Comunión auténtica con la Palabra de Dios proclamada, con el Pan Eucarístico consagrado, con la comunidad reunida en alabanza y canticos al Señor, con la naturaleza espectacular, obra del creador. En boca del Salmo terminamos diciendo: Señor, qué admirable es tu nombre en toda la tierra. Volvimos de nuevo a Córdoba todos llenos de salud corporal y espiritualidad.

Santiago Baena Jiménez.

 

 

 

PARROQUIA DE SAN RAFAEL | parroquiadesanrafael@hotmail.es